Logo de Torre de Babel
Portada Libros Artículos Perfil Scholar

Visual Studio 2008 beta 2 y Expression Blend

Tras el periodo de descanso que supone el mes de agosto para la práctica totalidad de las publicaciones, llega septiembre con el inicio de un nuevo curso y nuevos temas interesantes para los programadores. En los números de septiembre y octubre se publican artículos preparados antes de la tregua estival pero que no por ello dejan de ser de actualidad.

Para aquellos a los que pueda interesar, decir que en el número de septiembre de Sólo Programadores publico un primer artículo sobre la beta 2 del próximo Microsoft Visual Studio 2008, una actualización especialmente interesante no solo por las mejoras en el entorno, el editor o los diseñadores, que son los temas en que se centra dicho artículo, sino también porque en ella se incluirán novedades como LINQ y una nueva versión de los lenguajes Visual Basic y C#, los dos lenguajes más adecuados para aprovechar toda la potencia de la renovada Microsoft .NET Framework 3.5. Un segundo artículo, ya en el número de octubre que llegará a los quioscos en poco más de una semana, lo he dedicado específicamente a abordar los cambios más importantes en los lenguajes: tipos anónimos, inferencia de tipos, métodos de extensión y expresiones lambda, entre otros.

En el número de septiembre de PC Actual, el que está ahora mismo en los quioscos, publico un artículo sobre Eclipse Europa, última versión de esta conocida plataforma y entorno para herramientas de desarrollo. En el próximo número de esta misma revista, el correspondiente a octubre, me ocupo en un artículo más dirigido a diseñadores que a programadores de Microsoft Expression Blend, un producto que facilita la creación de interfaces de usuario basadas en el lenguaje XAML y que aprovecha las características de WPF (Windows Presentation Foundation).


Publicado el 26/9/2007

Cómo conseguir clases finales en C++

Cuando se diseñan clases para ser compartidas en un grupo de trabajo, por parte de varios programadores, la documentación del código es un aspecto fundamental para establecer la finalidad de cada elemento y la forma de uso, pero no lo es menos que el propio código sea capaz de evitar los usos indebidos o inadecuados. Los lenguajes de programación más modernos, como es el caso de Java o C#, disponen de elementos declarativos que permiten indicar al compilador que un cierto tipo es de uso final, que debe ser utilizado obligatoriamente para derivar otros, etc.

C++ es un lenguaje de programación utilizado en infinidad de proyectos, un lenguaje orientado a objetos con una gran tradición pero que carece de los elementos antes citados. No obstante, en ocasiones pueden utilizarse ciertos rodeos para conseguir el mismo efecto. Para conseguir que una cierta clase escrita en C++ se considere como de uso final, impidiendo la derivación de otras a partir de ella, básicamente hay que dar dos pasos: declarar como privados todos los constructores y definir un método que actúe como factoría de la clase.

Si todos los constructores de una clase son privados, las únicas porciones de código que tendrán acceso a ellos son las que formen parte de la propia clase, entre ellas el método que actuará como factoría. Este método, definido como static para que pueda utilizarse con la notación clase::factoría, se encargará de crear los objetos que se soliciten y devolver un puntero a los mismos. Los objetos de esta clase se utilizarán como cualesquiera otros, pero cualquier intento de derivar una nueva clase a partir de ésta provocará que el compilador genere un error ante la imposibilidad de que el código derivado acceda a constructor público alguno.


Publicado el 17/9/2007

Histórico
Curso de shaders

Torre de Babel - Francisco Charte Ojeda - Desde 1997 en la Web